Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

Cuentas para parejas: pros y contras de compartir cuenta

cuentas para parejas

Tu pareja y tú lleváis ya un tiempo juntos y habéis decidido que es momento de unir un poquito más vuestras vidas, incluso la vertiente económica: ¡vais a vivir juntos! Un gran momento que se vive con mucha ilusión pero también con incertidumbre: ¿quién paga cada gasto de la casa? ¿Es momento de hacerse una de esas cuentas para parejas? ¿O es mejor dividir los gastos? En este artículo te contamos los pros y los contras de compartir una cuenta.

New Call-to-action

Ventajas e inconvenientes de las cuentas para parejas

Antes de decidiros por una cuenta para parejas o por cuentas separadas, es preferible estudiar y analizar pros y contras para evitar posibles problemas económicos. Pero, incluso antes que esto, es importante que ambos conozcáis la situación económica de vuestra pareja. Poned sobre la mesa vuestro historial económico, deudas, tipos de cuentas bancarias, entidades de las que sois clientes, condiciones, rentabilidades… Es importante conocer el punto de partida antes de dar ningún paso.

Pros de compartir una cuenta

  • Crear un presupuesto común puede ser muy cómodo, porque permite mejorar la gestión de las finanzas en casa. Además, evita tener que hacer constantemente transferencias.
  • Es interesante crear la cuenta incluso antes de convivir juntos. Ya sea que vuestra intención sea comprar una casa, alquilar un piso, casaros, comprar un coche… Es interesante que podáis ahorrar con bastante antelación.
  • Si ya vivís juntos y queréis crear una cuenta para parejas para compartir gastos, simplemente debéis unir vuestros ingresos en una cuenta y destinar todo vuestro dinero a los gastos comunes del hogar, la cuota de la hipoteca o del alquiler de la vivienda, los recibos del agua, luz, gas, internet, alimentación, ocio…

Contras de compartir una cuenta

  • Quizás uno tiene más gastos que otro (por ejemplo, un hobbie caro) y esto puede crear un conflicto en la pareja. En esta situación lo ideal sería tener una cuenta cada uno para sus gastos individuales y una tercera cuenta para vuestros gastos comunes.
  • Puede que sean gastos, o por el contrario, deudas. Si uno de los dos tiene deudas, es posible que lleguen a embargaros la mitad de la cuenta ante un impago.
  • Si se da el caso de una separación, tener una cuenta conjunta complica un pelín las cosas, ya que se debe justificar y repartir cada ingreso y cada gasto, así como ponerse de acuerdo para cerrar la cuenta. Este mal trago se puede evitar definiendo desde un principio todos los ingresos y los gastos y así poder dividirlo entre cuentas personales y comunes.

Resumiendo: antes de dar el paso y abrir una cuenta para parejas, conviene actuar con los pies en la tierra, analizar la situación de ambos y ver cuál es el mejor camino para un tener unas cuentas sanas. ¿Sigues teniendo dudas acerca de cuál es la opción óptima en vuestro caso? En Credexia estamos para ayudar y asesorar, así que no dudéis en poneros en contacto con nosotros y analizaremos qué tipo de cuenta puede ser más conveniente en vuestro caso.

New Call-to-action

Sobre el autor

Credexia

Portal especializado en analizar y comparar productos financieros para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.