tarjeta YOU

Tarjeta YOU

4.9
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 21,84% / TIN 19,92%
Ventajas
  • Sin comisiones anuales para siempre
  • Pago fraccionado flexible
  • Crédito gratuito de hasta 7 semanas
  • Sin cambiar de banco
  • Posibilidad de comprar online en páginas que no aceptan otros medios de pago
  • Sin comisiones por sacar dinero en efectivo en todo el mundo
Añadir al comparador
TARJETA SIN NECESIDAD DE CAMBIAR DE BANCO
Tarjeta EVO Inteligente

Tarjeta EVO Inteligente

5.0
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 21,00% / TIN 19,21%
Ventajas
  • Tarjeta de crédito y débito al mismo tiempo
  • 4% de devolución en reservas de Booking.com
  • 2% de descuento en gasolineras GALP
  • Saca dinero sin comisiones en cajeros de todo el mundo
  • Aplaza el pago hasta 18 meses sin comisiones
  • Pago desde el móvil (Apple Pay, Google Pay y EVO Bizum)
  • Proceso de contratación 100% online
Añadir al comparador
TARJETA DE CRÉDITO Y DÉBITO
tarjeta crédito ing

Tarjeta Crédito ING

4.5
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 22,00% / TIN 20,05%
Ventajas
  • Gratuita año tras año asociada a las cuentas de la entidad
  • Disposiciones gratis a débito en cajeros distintos a ING
  • Compras con tecnología contactless
  • Servicio de cartera online iupay! para compras online
  • 2 días de descubierto sin intereses
  • Transferencias gratuitas
Añadir al comparador
TARJETA CON EL MENOR COSTE DE MANTENIMIENTO
bbva_aqua_credito

Tarjeta Aqua Crédito

4.5
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 18,95% / TIN 17,52%
Ventajas
  • Gratis el primer año
  • Tarjeta sin números impresos
  • CVV dinámico para tus compras por internet
  • Aplazamiento de las compras a final de mes
  • Fraccionamiento de las compras en cuotas 
  • Financiación de las compras hasta en 36 meses
Añadir al comparador
INTELIGENTE, FLEXIBLE Y SEGURA
capital ontap

Tarjeta CAPITAL ON TAP

5.0
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
Ventajas
  • Hasta 50.000€ de límite de crédito
  • Aplazamiento de los pagos con la tarjeta.
  • Financiación rápida y accesible para autónomos
  • Sin comisiones de apertura, de mantenimiento ni de cancelación anticipada
  • Puedes disponer de tu línea o amortizar en cualquier momento sin costes adicionales
  • Se puede solicitar online en tan solo 2 minutos
  • El tipo de interés se ajusta al perfil de cada empresa y puede verse reducido tras un buen comportamiento de pago
Añadir al comparador
FINANCIACIÓN PARA TU NEGOCIO
Ver más

Guía para elegir la tarjeta de crédito gratis adecuada

Las tarjetas de crédito gratis nos dan la posibilidad de acceder a todas las utilidades de estos productos financieros sin coste alguno.

Cuando nos referimos a tarjetas de crédito gratis, hablamos de aquellas que no suponen ningún coste de mantenimiento ni por emisión de la misma.

En esta guía te explicamos todos los detalles que debes valorar y comparar antes de contratar una.


El usuario únicamente paga por el dinero dispuesto, en caso de querer fraccionarlo, y pagar la cantidad pendiente en cuotas mensuales.

Incluso si no se hace de esta manera y el cliente decide abonar la cantidad de crédito dispuesta a final de mes, el emisor de la tarjeta no cobrará ningún tipo de interés.

Las tarjetas de crédito gratis son una opción interesante, pero debemos tener presentes todas las condiciones de contratación.

¿Qué son las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito representan una línea de crédito, sólo que en un soporte de tarjeta de plástico. Son un instrumento universal, ideado para facilitar la operativa de pagos de nuestro día a día.

La utilización de las tarjetas de crédito conlleva la formalización de un contrato en el cual vendrán detallados todas las condiciones. La entidad emisora tiene derecho a la aceptación o no aceptación de conceder el crédito al solicitante, en base a sus condiciones de solvencia y capacidad de pago.

Las tarjetas de crédito representan una línea de crédito en un soporte plastificado para identificar al titular y emisor de dicho crédito

Una línea de crédito ofrece la posibilidad de acceder a un dinero que no se tiene, con un límite. El emisor de la tarjeta de crédito permite disponer de un máximo de esta cantidad durante un período temporal acordado en el contrato.

Al finalizar el plazo (generalmente de un mes), el dinero dispuesto será reembolsado y la cantidad dispuesta reestablecida, con lo cual, el usuario vuelve a tener disponible todo el límite de crédito que le proporciona la tarjeta.

Además de la opción de reembolsar el dinero utilizado, el titular de la tarjeta tiene la posibilidad de acordar con la entidad emisora de la misma un modo de pago fraccionado.

En este caso, el dinero dispuesto devengará intereses y a la cantidad total de crédito habrá que recortar el dinero que faltaría por abonar y los intereses que conlleva. De este modo disminuye el límite de crédito de cara a períodos temporales subsiguientes.

De igual modo, existe la opción de aplazamiento del pago sin llegar a fraccionarlo.

Existen varios métodos de reestablecer el crédito dispuesto, la elección del más adecuado en cada momento es clave para nuestras finanzas personales

Dicho de otro modo, la cantidad disponible será la acordada en el contrato menos las compras o pagos realizados durante el período hasta la liquidación del crédito, el posible importe aplazado y los intereses aplicados.

Como se puede comprobar, las tarjetas de crédito son uno de los productos de financiación más funcionales que existen en el mercado. Son especialmente útiles para los gastos puntuales e inesperados. Todo ello sin contar con que representa uno de los mecanismos más utilizados para las compras online.

Te puede interesar: Tarjetas seguras para comprar en Internet

¿Qué requisitos debo cumplir para que me acepten una tarjeta de crédito?

Los emisores asumen una serie de riesgos de tipo económico al conceder una línea de crédito a cualquier usuario, como en todo tipo de financiación.

Por ello, tratan de reducirlo estudiando la solvencia del solicitante.

Los requisitos que suelen exigir para la concesión de la tarjeta de crédito son los siguientes:

  • Tener plena capacidad de contratación (mayoría de edad).
  • Una cuenta bancaria asociada.
  • Estabilidad, regularidad y cierto nivel de ingresos (solvencia económica).
  • No tener deudas impagadas (aunque existen ciertas tarjetas de crédito estando en un fichero de morosos, como ASNEF, no suele ser la política general del sector conceder financiación a clientes que presenten deudas vencidas e impagadas).
  • No tener una gran cantidad de deudas, incluso pagadas al día (la cantidad de deuda global compromete nuestra capacidad de devolución).

En definitiva, se trata de la concesión de un crédito. Por ello, los requisitos exigidos para conseguir una tarjeta de crédito se encuentran en sintonía con cualquier otro producto de financiación

Es necesario, si se quiere conseguir una tarjeta de crédito gratis, que el solicitante demuestre que cumple sobradamente con los requisitos exigidos. Será una baza en la negociación, por consiguiente, si creemos que debemos mejorar algún punto, debemos trabajar en ello de inmediato.

Como veremos posteriormente, si se pretende que se supriman las comisiones de la tarjeta de crédito, es decir, convertirla en un producto gratuito, la entidad emisora puede exigirnos otra serie de requisitos en forma de contraprestación.

Recordemos que todas las condiciones son negociables.

Conseguir una tarjeta de crédito gratis no es una tarea difícil, sólo tenemos que atender a que exista una oferta en este sentido y cumplir con los requisitos indicados

¿A qué condiciones de las tarjetas de crédito debemos prestar atención?

Cuenta bancaria asociada

Bien sea un emisor comercial o bancario, la línea de crédito instrumentada en la correspondiente tarjeta debe tener un producto de tesorería asociado: una cuenta bancaria.

En este punto, el usuario debe tener presentes los posibles gastos y comisiones que pueda tener la cuenta bancaria. No podemos hacer mención a las tarjetas de crédito gratis mientras que se están pagando comisiones por la cuenta bancaria que le dan soporte. Podría considerarse como un coste indirecto.

Existen en el mercado ofertas de cuentas bancarias sin comisiones

En realidad, la cuenta bancaria debería utilizarse para una diversidad de fines, como domiciliar ingresos y gastos, por lo que el coste en forma de comisiones por la misma deberá compartirse entre todos.

No sería rentable tener una cuenta únicamente para mantener una tarjeta de crédito, a no ser que consigamos suprimir las comisiones de ambos tipos de productos financieros.

Límite de crédito

Otro de los factores relevantes a la hora de contratar una tarjeta de crédito es el límite que la entidad emisora está dispuesta a concedernos. Dicho de otro modo, el máximo dinero que tenemos a nuestra disposición, y que es un elemento más a negociar.

Por supuesto, la entidad emisora de la tarjeta nos concederá un límite acorde a nuestra solvencia y capacidad de devolución. Existen tarjetas que permiten superar el límite de crédito dispuesto en un porcentaje del mismo (con unas condiciones especiales, dado que se considera un descubierto sobre el crédito concedido).

En cualquier caso, nos será más sencillo obtener una tarjeta de crédito gratis si mantenemos un control de nuestras finanzas personales y solicitamos un límite de crédito que se encuentre por debajo de nuestra, demostrada, capacidad de devolución.

El límite de crédito depende en gran medida de la capacidad de devolución del titular de la tarjeta, no obstante, es un elemento más a negociar

Intereses

Los intereses representan el coste financiero del dinero dispuesto, a pesar que únicamente se aplican en caso de aplazamiento o fraccionamiento de la cantidad dispuesta.

Si escogemos la opción de pago a final de mes (la más utilizada), eliminaremos los intereses. Para poder hacer frente a la liquidación mensual, una vez más, deberemos tener un presupuesto mensual programado, así como mantener el control de nuestros ingresos y gastos.

El pago de intereses depende de la modalidad de devolución de las cantidades dispuestas

Un consejo en este aspecto sería conocer el día de cierre del mes y el día de liquidación del dinero dispuesto (ambos deben estar plasmados en el contrato).

Las tarjetas de crédito tienen un día en el cual se considera que, a partir del mismo, la utilización del crédito se considera realizado el mes siguiente. Además, tienen otro día para abonar la cantidad de crédito que se ha consumido (hasta que no se abone, no se tendrá disponible todo el límite de crédito).

Si nos programamos y conseguimos realizar nuestras compras entre ambos días, tendremos un mes más para devolver el dinero de forma gratuita, sin intereses. Es como si la entidad nos aplazase más el crédito sin pedirnos nada a cambio.

Por otra parte, en cuanto a los pagos fraccionados, estos sí que devengarán intereses. Los pagos pueden realizarse como un porcentaje de la deuda o establecer una cuota fija.

Para establecer cuál es la tarjeta de crédito más barata en cuanto a intereses deberemos atender a los dos indicadores principales:

  • Tipo de Interés Nominal (interés TIN): es el porcentaje de interés efectivo a cobrar.
  • Tasa Anual Equivalente (TAE): la TAE es una fórmula que permite comparar entre las diferentes tarjetas. Tiene en cuenta el TIN, otros gastos y la frecuencia de los pagos. Al tratarse de una tarjeta de crédito gratis, no debería haber mucha diferencia entre el TIN y la TAE.

Para cambiar el método de pago, únicamente deberemos ponernos en contacto con el emisor de la tarjeta. A la hora de contratar una tarjeta de crédito, el usuario debe prestar atención a cuáles son las modalidades de pago permitidas.

Nuestro comparador de tarjetas de crédito gratis te ayudará en este sentido.

Comisiones de las tarjetas de crédito

Entramos de lleno en el objeto de este artículo, puesto que, para que la tarjeta de crédito sea efectivamente gratuita, el solicitante debe suprimir las comisiones que se mencionan a continuación:

  • Comisión por emisión de la tarjeta.
  • Comisión por mantenimiento.

En las tarjetas de crédito gratis se suprimen las comisiones de emisión y mantenimiento

Por otra parte, existen comisiones que se aplican por un servicio que permite la tarjeta de crédito. Si el cliente utiliza alguno de estos servicios, lo más lógico es que deba abonar el coste de los mismos. Estos costes no influyen para considerar a una tarjeta de crédito como gratuita.

Podemos encontrar tarjetas de crédito gratis y con este tipo de comisiones:

  • Comisión por cambio de divisa.
  • Comisión por aplazamiento de las compras.
  • Comisiones por reclamación de posiciones deudoras.
  • Comisiones por retirada de efectivo en cajeros automáticos.
  • Comisión por transferencia de saldo de nuestra línea de crédito a cuenta corriente.
  • Comisión por solicitar un duplicado.
  • Comisiones por solicitar una tarjeta extra para la misma línea de crédito (para que otro titular quede adherido).

A pesar de que estas comisiones no nos serán cobradas si no realizamos ninguna de estas acciones, es posible también reducir o suprimirlas si negociamos con la entidad emisora.

¿Cómo conseguir una tarjeta de crédito gratis?

Las tarjetas de crédito más comunes suelen estar emitidas por entidades bancarias o comerciales (Carrefour, Cepsa, Día, etc.). Aunque pueden estar también emitidas por la propia marca editora (Visa, Mastercard, American Express, etc.).

Pero, lo importante es que, como norma general, las tarjetas suelen tener, dentro de sus condiciones, una comisión anual de mantenimiento (más la posible comisión por emitir la misma).

Al hablar de tarjetas de crédito gratis nos referimos a la posibilidad de supresión de esta comisión y, por lo tanto, acceder a un crédito sin tener que pagar ningún tipo de coste relacionado con el mismo.

Hablamos de los diferentes emisores porque este asunto es importante de cara a conseguir una tarjeta de crédito gratuita.

Las exigencias u otras para ofrecernos una tarjeta de crédito gratis pueden variar dependiendo del tipo de emisor

Importancia del emisor de tarjetas de crédito gratuitas

Antes de nada, pensemos que una tarjeta de crédito es una forma de fidelizar al cliente, ya sea por parte de un banco o de una entidad comercial. Por consiguiente, no es difícil encontrar tarjetas de crédito gratis entre las ofertas de los diferentes emisores.

La diferencia entre una tarjeta de crédito emitida por un ente comercial con respecto a un banco es la amplitud de pagos que ofrece este último. Un comercio, generalmente, emite tarjetas con una línea de crédito que únicamente puede ser utilizada en sus establecimientos, mientras que esto no sucede con una tarjeta de crédito bancaria: el usuario puede utilizar la línea de crédito en multitud de establecimientos.

Este es un elemento importante a considerar por el usuario, debido a que, como contrapartida, es posible que una entidad bancaria exija unos ciertos requisitos para la concesión de una tarjeta de crédito gratis.

Mientras que un comercio puede fidelizar a un cliente a través de darle permiso de utilizar un crédito y propiciar que realice sus compras cotidianas en sus establecimientos, los bancos tienen otros medios de vinculación.

Un comercio estará más abierto a emitir tarjetas de crédito gratis con motivo de fidelizar clientes y asegurar compras en sus establecimientos

Una entidad bancaria ofrece multitud de productos financieros, ya sean de financiación (préstamos, créditos, etc.) como de inversión (depósitos, cuentas remuneradas, etc.). Ofrece también instrumentos de tesorería, para gestionar nuestras finanzas personales.

Sea como fuere, una entidad bancaria puede exigir algún tipo de vinculación como contraprestación para conceder una tarjeta de crédito gratis (por ejemplo, tener una cuenta bancaria de soporte y domiciliar la nómina).

El cliente, si emprende una negociación y realmente necesita el producto financiero vinculado, puede conseguir una tarjeta de crédito gratis.

En este punto, las preguntas que deberemos hacernos son:

  • ¿Me exigen algo a cambio para la concesión de una tarjeta de crédito gratis?
  • ¿Qué coste tiene el producto financiero vinculado?
  • ¿Realmente lo necesito?
  • ¿Puedo ofrecer otra contrapartida (la contratación de otros productos financieros vinculados)?
  • ¿Puedo demostrar que tengo solvencia suficiente y evitar la contratación de algún producto paralelo?

Para resolver estas cuestiones, el usuario debe tener información sobre todas las ofertas del mercado. Buscar, comparar y emprender una negociación eficaz son las claves.

Es preciso analizar los productos financieros vinculados que nos ofrece una entidad bancaria para conceder tarjetas de crédito gratis; así como su conveniencia

¿Cuáles son las ventajas de tener una tarjeta de crédito?

Ya hemos ido tratando algunas de sus ventajas a lo largo de estas líneas. Su flexibilidad y su funcionalidad hacen de ellas un instrumento financiero útil para las operaciones del día a día.

No obstante, exponemos de una forma clara y concisa las ventajas de tener una tarjeta de crédito (y mucho más si la conseguimos de forma gratis):

  • Podemos conseguir aplazar el pago de nuestras compras hasta final de mes sin tener que pagar intereses.
  • Posibilidad de financiación del crédito dispuesto (aunque se deban pagar intereses, el cliente tiene una fuente de financiación a su alcance).
  • Financiación de una compra concreta.
  • Permiten traspasar saldo de la línea de crédito a nuestra cuenta corriente.
  • Si no tenemos efectivo, podremos sacar dinero a crédito en los cajeros automáticos.
  • Suelen tener asociados algún tipo de seguro gratuito, descuentos y otro tipo de promociones.

Seguros de las tarjetas de crédito gratuitas

En cuanto a lo dicho de los seguros que incorporan las tarjetas de crédito, pueden ser de varios tipos (pueden tener algunos de ellos o todos):

  • Seguro contra pérdida o sustracción.
  • Seguro de protección contra los inconvenientes en las compras realizadas.
  • Seguro de accidentes y/o asistencia en el extranjero.

Los seguros, descuentos y promociones descritos también podrían incluirse como un elemento más para tener presente a la hora de contratar una tarjeta de crédito.

Las tarjetas de crédito tienen una gran versatilidad, útil para nuestra operativa financiera diaria. Además, ofrecen descuentos, promociones y seguros asociados

Utilizar la tarjeta de crédito de un modo responsable

Se oye mucho hablar de la peligrosidad de las tarjetas de crédito, máxime si se consiguen gratis.

Bien, en principio, las tarjetas de crédito no son ni buenas ni malas: son sólo un trozo de plástico. Lo que las puede convertir en un producto peligroso es la irresponsabilidad en su utilización.

Por este motivo, vamos a ofrecer una serie de trucos y consejos para que puedas darle un uso seguro y responsable a tu tarjeta de crédito:

  • No utilices la tarjeta de crédito durante todo el mes, ten el límite de crédito siempre bajo control. No dejes que las compras se te escapen tu presupuesto mensual (más allá de alguna urgencia).
  • Abusar de la forma de crédito aplazado puede hacerte cargar con una deuda innecesaria de elevados intereses. Ten siempre por defecto el pago a final de mes y aplaza sólo aquellos gastos que sean estrictamente necesarios.
  • No anotes el PIN en ninguna parte.
  • Utiliza las notificaciones y las funciones de la aplicación móvil que proporciona el banco. De este modo tendrás un conocimiento preciso de tu situación financiera en tiempo real y las operaciones que has hecho. Esta medida, además, evita que utilicen tu tarjeta de crédito gratis de un modo fraudulento.

Desventajas de las tarjetas de crédito

Las únicas desventajas que podríamos mencionar de las tarjetas de crédito son dos:

  1. Que pueden tener un tipo de interés superior a otros productos de financiación
  2. Que las condiciones en caso de impagos pueden ser más duras (mayores comisiones y gastos).

Ambas situaciones son perfectamente evitables si mantenemos un control y hacemos un uso responsable de la tarjeta de crédito.

Conclusiones de obtener tarjetas de crédito gratis

Conforme hemos ido avanzando, hemos tratado las funcionalidades y utilidades que pueden proporcionar las tarjetas de crédito, así cómo la posibilidad de contratar uno de estos productos financieros.

Ejemplo práctico de uso de tarjeta de crédito

Tenemos que realizar la compra en el supermercado cada semana

En lugar de pagar con nuestro dinero en efectivo o con una tarjeta de débito (aquí explicamos la diferencia entre tarjeta de débito y crédito), cargamos este importe en nuestra línea de crédito, instrumentada a través de la tarjeta que hemos conseguido gratis (sin comisiones).

Se trata de un gasto que tenemos perfectamente presupuestado, no nos supone ninguna sorpresa a final de mes.

Así pues, en lugar renunciar al dinero de nuestra cuenta bancaria, la cual puede estar generando unos pequeños intereses (si se trata de una cuenta remunerada), mantenemos el saldo y cargamos los gastos a crédito.

Además, mantener un saldo medio positivo (cuanto más alto mejor) con nuestro banco, propiciará que mejore nuestro historial y nuestro perfil como cliente (de cara a futuras negociaciones).

¿Qué sucede al cargar este tipo de gastos en la tarjeta de crédito?

Nada.

Todo son ventajas. A final de mes, nos cargarán las compras en nuestra cuenta y podremos hacerle frente, dado que es un coste presupuestado y no nos supone problema. Lo único que hemos hecho es aplazar el pago hasta final de mes.

Puesto que las tarjetas de crédito no aplican intereses si se abonan a final de mes, no tendremos que pagar ningún dinero extra por nuestras compras; el dinero que hemos aplazado nos ha podido generar un rendimiento y aprovechando las ventajas en cuanto a descuentos, seguros, etc.

Porque recuerda: las tarjetas de crédito gratis no implican ningún coste adicional.

Utiliza nuestro comparador para encontrar la tarjeta con mejores condiciones y que se adecue a tus necesidades reales. Y si tienes dudas, en Credexia contamos con un equipo experto para orientarte personalmente.