Préstamo con tarjeta EVO

5.0
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 21,00% / TIN 19,21% / Importe: 1.500€ - 6.000€
Ventajas
  • Tarjeta de crédito y débito al mismo tiempo
  • Tarjeta de crédito gratuita
  • Formulario de solicitud rápido y sencillo
  • Límite de crédito personalizado
  • Retiradas de efectivo sin comisiones en cajeros de todo el mundo
  • Aplazo del pago hasta 18 meses sin comisiones
  • Pago desde el móvil (Apple Pay, Google Pay y EVO Bizum)
  • Proceso de contratación 100% online
Añadir al comparador
PRÉSTAMO CON TARJETA EVO
Préstamo Finzmo

Préstamo Finzmo

5.0
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 3,75% / Importe: 500€ - 10.000€
Ventajas
  • Tasa de aceptación del 93%
  • Oferta instantánea
  • Hasta 10.000 euros
  • Transferencia Inmediata
  • Proceso seguro y discreto
  • Información clara y concisa
Añadir al comparador
PRÉSTAMOS DE HASTA 10.000 EUROS
welp

Préstamo Welp

4.3
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 42,00% / TIN 35,00% / Importe: 100€ - 7.500€
Ventajas
  • Agilidad en la solicitud online
  • Hasta 7.500 euros a 48 meses
  • Respuesta en menos de 1 minuto
  • Respuesta inmediata con la aprobación del crédito
  • Transparencia
  • Sin papeleos
  • 100% Online
Añadir al comparador
FINANCIACIÓN DE HASTA 7.500€
Younited Credit

Préstamo Younited

4.9
Valoración Credexia
Valoración realizada por Credexia
TAE 15,90% / TIN 6,31% / Importe: 1.000€ - 50.000€
Ventajas
  • Préstamo sin cambiar de banco
  • 0% comisión por amortización
  • Préstamo inmediato desde 1.000€ hasta 50.000 €
  • Hasta 84 meses para la devolución del préstamo
  • Sin avales
  • Préstamos para cualquiera de tus proyectos: reformas, liquidez/tesorería, reunificación de deudas, compra de coche nuevo o usado, hacer frente a gastos médicos, reposición de electrodomésticos y muebles, viajes y ocio, inversión en educación y formación, bodas y celebraciones, mudanza, compra de equipos electrónicos, moto, etc.
  • Cuotas fijas personalizadas
  • La contratación se hace 100% online y automática
  • Recibirás una respuesta en el plazo de 48 horas tras completar la solicitud.
  • Respuesta inmediata 
Añadir al comparador
EL PRÉSTAMO RÁPIDO Y TRANSPARENTE
Ver más

Los préstamos para coche son un tipo de préstamo personal con unas características y flexibilidad propias, diseñadas para financiar uno de los bienes más útiles para una persona: su vehículo particular.

Llamamos préstamos de coche a un tipo de financiación, aunque no sea propiamente para financiar un coche (puede estar destinado también a la financiación de una motocicleta e incluso la reparación del vehículo que ya se tiene). A través de estas ofertas es posible financiar incluso un coche usado.

El motivo de este tipo de productos bancarios es cubrir una de las necesidades más básicas de los usuarios: su transporte. Un vehículo es un bien que, a pesar de no estar considerado de primera necesidad (excepto los coches adaptados para personas con discapacidad), es necesario en la sociedad actual, sobre todo en zonas en las cuales el transporte público no funciona con la eficacia que debiera.

Sin embargo, es un bien duradero, una obra de la ingeniería que suele tener un coste considerable y, por lo tanto, es susceptible de ser financiado (pocas personas pueden permitirse la compra de un coche al contado).

Como norma general, los concesionarios cuentan con entidades financieras asociadas que conceden este tipo de financiación. Esta opción también está al alcance del usuario, sin embargo, tiene sus ventajas e inconvenientes versus a la financiación bancaria.

A continuación, en Credexia, te ofrecemos toda la información que precisas saber sobre los préstamos para coche.

¿Qué son los préstamos para coche?

Además de las financieras que trabajan con el concesionario, las entidades bancarias tienen una gran cantidad de ofertas en cuanto a préstamos de coche: aquellos que te permiten adquirir o reparar tu vehículo automóvil (turismo, furgón, motocicleta, autocaravana, etc.).

Se trata de préstamos personales, aquellos en los que interviene la garantía personal del deudor. Es decir, no existe una garantía real afecta al préstamo, el solicitante responde personalmente con todo su patrimonio presente y futuro.

Los préstamos de coche, cuando se conceden por entidades bancarias, son un tipo de préstamo personal, no interviene ninguna garantía adicional al margen del propio patrimonio del deudor

Un préstamo es una operación financiera entre dos partes. Una de ellas, llamada prestamista (puede ser un banco o, como en estos casos, una entidad de crédito) entrega una cantidad de dinero a otra, denominada prestatario.

El prestatario se obliga a la devolución de la cantidad prestada, más los intereses que se puedan devengar en tiempo y forma preestablecidos (suele establecerse un cuadro de amortización, con las cuotas periódicas que incorporan una parte de la devolución del principal y otra del pago de intereses).

En esta ocasión, cuando se trata de préstamos para coches, la finalidad del dinero es muy concreta. Por lo tanto, la oferta del prestamista suele ir en acorde. No obstante, es preciso buscar y comparar entre todas las ofertas bancarias (además, de analizar los pros y contras existentes entre un préstamo de coche concedido por un banco o por la financiera que trabaja para el concesionario).

Este tipo de préstamos tienen unos importes, plazos y condiciones adaptadas para su finalidad: la compra o reparación de un vehículo automóvil

Los préstamos de coche están pensados para financiar:

  • Coches nuevos: es en esta ocasión dónde se debe valorar si el vehículo puede ser financiado o no en el propio concesionario.
  • Coches de segunda mano: puede solicitarse un préstamo bancario para conseguir este tipo de vehículos, ya sean comprados a un concesionario o a un particular.
  • Coches KM0: se denominan así a los coches seminuevos. Vehículos de ocasión, los cuales se compran matriculados, pero no han sido utilizados previamente. En realidad, son coches nuevos, sin embargo, los concesionarios los matriculan y permanecen un tiempo en stock (por diferentes motivos). Pueden tener matrícula de algunos meses anteriores. La financiación puede ser solicitada al banco o al concesionario.

Los coches híbridos o eléctricos

Mención especial merecen este tipo de vehículos. Debido a la mayor conciencia social con el medio ambiente y las emisiones de gases a la atmósfera, existen ayudas por parte de las Administraciones Públicas para su adquisición.

Si bien, estos vehículos pueden tener un coste más elevado, no obstante, también conllevan un ahorro sustancial en combustible. Aquí te explicamos las ventajas e inconvenientes de los coches híbridos y eléctricos.

Destacamos este tipo de vehículos porque existen entidades bancarias que cuentan con una oferta especial para financiar este tipo de vehículos.

NOTA: Es posible que existan ayudas gubernamentales para la adquisición de un vehículo, incluso tratándose de un modelo convencional. Es recomendable que busques las posibles subvenciones o cualquier tipo de facilidad que puedan haber presentes.

¿Qué factores debemos tener presentes al seleccionar los préstamos para coche?

Para poder buscar y comparar las mejores ofertas del mercado, es necesario que tengas un conocimiento preciso de los elementos que están presentes en los préstamos para coche.

A la hora de buscar y seleccionar un préstamo de coche, debes tener presentes los siguientes puntos del contrato.

Capital solicitado

Es el dinero prestado, objeto de devolución. También se denomina principal del préstamo. Esta variable suele estar sujeta al dinero que se necesita para llevar a cabo la adquisición o reparación del vehículo, dado que los préstamos de coche están diseñados para este fin.

Las cantidades a conceder son variables; dependiendo de la entidad que se trate puede existir un máximo o un mínimo (en función de sus políticas comerciales). No obstante, como regla muy general, podríamos decir que el capital a conceder oscila entre los 1.000 y los 75.000 €.

Lo principal es que se tenga una factura pro forma o presupuesto del vehículo que se pretende adquirir para solicitar el importe, así como algún gasto extra (por ejemplo, si  se trata de un coche usado, no estaría mal solicitar algo más para una revisión en el taller).

Intereses del préstamo

El interés es el precio que se debe pagar por obtener un dinero que no se tiene. En otras palabras, conseguir dinero prestado cuesta dinero (sería como el pago de un alquiler por el dinero). Supone el beneficio para el prestamista (por este motivo está dispuesto a prestar) y el coste para el prestatario.

Suelen calcularse en forma de porcentaje aplicado sobre el principal del préstamo o capital pendiente en un momento determinado del préstamo. Los porcentajes a aplicar dependerán de la política comercial del prestamista y el precio que quiera poner al dinero que presta, aunque en este punto también cabe una negociación.

Para determinar los intereses de un préstamo, existen dos variables a considerar:

  • El Tipo de Interés Nominal (TIN): se trata de la tasa de interés efectivo que aplica el prestamista. Se suma al capital y tiene una periodicidad (anual, trimestral, mensual, etc.).
  • La Tasa Anual Equivalente (TAE): la TAE es una fórmula matemática que homogeniza los préstamos. Es un cálculo homologado que nos permite comparar entre distintos tipos de préstamos de coche. Tiene en cuenta, además del Tipo de Interés Nominal (TIN), la frecuencia de los pagos, así como otras comisiones y gastos. Arroja un porcentaje más real sobre el tipo de interés anual que se debe pagar por el préstamo.

Generalmente, el prestatario se decantará por aquellos préstamos de coche que tenga la TAE más baja.

La TAE es el indicador más eficaz para determinar el coste que puede suponernos el préstamo para coche

Plazo de devolución

Por otra parte, en el contrato de préstamo suele existir un plazo para la devolución del principal y los intereses.

El plazo de devolución también es un elemento importante para valorar, puesto que, un plazo muy superior nos permite amortizar el préstamo del coche más cómoda y holgadamente.

Sin embargo, también supondrá un mayor pago de intereses y la prolongación de la deuda innecesariamente que, como veremos, puede ser contraproducente para solicitar otro tipo de financiación que pueda necesitarse en un futuro.

Por otra parte, un plazo de devolución muy reducido puede provocar una sobrecarga, debido a que las liquidaciones periódicas serán superiores y puede ponerse en riesgo la estabilidad financiera del prestatario.

Como ocurre con el capital solicitado, cada oferta de préstamos para coches es diferente y las propias entidades dispuestas a conceder la financiación establecen sus plazos mínimos y máximos.

Generalmente, para este tipo de préstamos el plazo de devolución suele oscilar entre los 12 meses y los ocho años (los préstamos personales, en los que no interviene ninguna garantía real, suelen tener un máximo de ocho años).

Entre los márgenes concedidos, el solicitante del préstamo debe tener presente el importe solicitado, los intereses y otros gastos, para ajustar el plazo a una liquidación periódica razonable (en función de su situación financiera).

El plazo debe estar acorde con la capacidad de pago del cliente (sus ingresos mensuales). No suele ser superior a los ocho años.

Comisiones

Las comisiones son los gastos que toda entidad financiera (bancaria o extra bancaria) puede aplicar por algún servicio efectivo que presta al cliente. En el caso de los préstamos para coche, las comisiones vendrán de la mano de los gastos en los que puede incurrir dicha entidad para estudiar y aprobar la financiación.

Más concretamente, estas son las comisiones que podemos encontrar en los préstamos para un coche:

  • Comisión de estudio: para conceder el préstamo, las entidades realizan un estudio de la solvencia y capacidad de pago del cliente. En este proceso intervienen profesionales financieros y, como pago por sus honorarios, se aplica esta entidad. Como su nombre indica, está basada en el estudio para decidir la aprobación o no del préstamo. Si finalmente no conceden el préstamo, esta comisión no tiene lugar. Su pago se realiza cuando el préstamo se concede, deduciéndolo automáticamente del importe prestado; también puede darse el caso de que se abone en la primera cuota.
  • Comisión de apertura: se debe a las gestiones necesarias que realiza la entidad para abrir la operación financiera. Suele calcularse en forma de porcentaje sobre el capital solicitado (puede que exista un mínimo). Su liquidación suele tener lugar en el mismo momento que la comisión de estudio.
  • Comisión por amortización anticipada: si el préstamo se paga antes de tiempo, la entidad prestamista deja de percibir un beneficio (debido a la reducción del capital que queda pendiente de devolver). Por este motivo pueden aplicar una comisión por cancelación anticipada del préstamo, ya sea total o parcial.

Las comisiones son un elemento que pueden encarecer la financiación. Son objeto de negociación, con fines de intentar reducirlas al máximo. Cada entidad prestamista aplica sus comisiones (en base a sus políticas)

Vinculaciones

Además de los elementos vistos, las vinculaciones son otro factor importante que se debe valorar para buscar, seleccionar y negociar los préstamos de coche.

Algunas entidades, sobre todo cuando entramos en el terreno bancario, suelen imponer como condición para conceder dinero prestado el contratar algún producto vinculado y fortalecer la relación con la entidad (un seguro, una cuenta corriente, etc.).

Este tipo de productos suelen traer consigo un coste adicional que se debe tener presente. La capacidad de negociación aumenta al tener suficientes productos vinculados con la entidad. Sin embargo, cabe preguntarse si son necesarios estos productos y poner una balanza el coste de los mismos con el ahorro que podemos conseguir en la financiación.

En los préstamos de coche, por ejemplo, puede ser posible que el banco nos ofrezca el seguro del propio vehículo.

Existen entidades cuyas vinculaciones son mínimas o inexistentes.

¿Cómo contratar un préstamo de coche?

La primera tarea que debe hacer un usuario para conseguir la mejor financiación si precisa cambiar o reparar su vehículo es estar informado de las mejores ofertas del mercado. De esta manera se está en disposición de acceder a la financiación que mejor se adapta a tus intereses.

No existe ni buena ni mala financiación, todo depende de la situación personal, objetivos y necesidades del solicitante. Por este motivo, desde Credexia te ofrecemos la información necesaria.

Los elementos a considerar a la hora de buscar, seleccionar y negociar un préstamo para coche los hemos tratado en el apartado anterior.

Pero ¿qué es mejor, acudir a un banco o solicitar la financiación en el propio concesionario?

No cabe duda de que, cuando se trata de la adquisición de un vehículo usado, y la compra se realiza a un particular, no cabe la posibilidad de acudir a la financiera de concesionario. En este caso, la financiación debe ser a través de un banco o cualquier otra de las alternativas que se sugieren a continuación.

Conseguir el préstamo del coche en el concesionario

La principal ventaja de conseguir financiar el vehículo a través del concesionario (en realidad es una entidad financiera que trabaja con él) es que simplifica el proceso: no es preciso buscar la correspondiente financiación en otro lugar.

La concesión puede que sea más sencilla. Estas entidades suelen ser más flexibles en cuanto al estudio de solvencia de los clientes y, en un supuesto determinado, es posible que se busquen otras soluciones (como el leasing).

Por otra parte, no se obtiene la transparencia y el control del proceso como en el caso de negociar directamente con una entidad bancaria. Además, suelen incorporar una “cláusula de reserva de dominio”, es decir, no se es el auténtico titular del coche hasta que no se satisfaga la última cuota del préstamo.

Esto puede ser un inconveniente si en un futuro deseas cambiar de coche y venderlo sin terminar de pagarlo.

Además, los bancos suelen ofrecer un mejor tipo de interés. Sin embargo, también pueden pedir algún tipo de vinculación. Todas estas cuestiones deben sopesarse, ponerse en una balanza a la hora de decidir.

Como se ha dicho anteriormente, el proceso para conseguir el préstamo por esta vía es más ágil para su aprobación, pero no quita con que tengan que realizarse más trámites (la financiera no tiene conocimiento de nuestra situación como clientes, cosa que nuestro banco sí puede tener).

Las entidades financieras que trabajan con los concesionarios suelen tener menores vinculaciones, pero también un mayor tipo de interés (generalmente)

Préstamos de coche con entidades bancarias

El proceso para solicitar un préstamo bancario para financiar un coche no es complejo. Resulta similar a otro tipo de préstamos, aunque la entidad en cuestión disponga de una oferta específica para este tipo de financiación (es decir, un préstamo para un coche propiamente dicho) y pueda facilitarnos el dinero de una forma más flexible, transparente y con mejore condiciones.

Para negociar un préstamo bancario, el solicitante debe tener presente que, como norma general, las entidades conceden este tipo de productos a sus clientes. Por lo tanto, es natural de que exista una relación previa con tu banco y tu historial con ellos sea lo más saludable posible, esto abre muchas puertas.

Todo ello a pesar de que también es posible acudir a cualquier otra entidad bancaria, la cual has seleccionado previamente tras la oportuna búsqueda y análisis. Lo más probable es que hayas acudido a este banco porque su oferta de préstamos de coche te resulte más atractiva. En este caso, debes saber que es probable que la entidad pueda solicitarte algún tipo de vinculación.

Normalmente, las entidades bancarias solicitan los siguientes requisitos para la concesión de un préstamo de estas características:

  • Ser residente en España.
  • Ser mayor de edad.
  • Tener unos ingresos demostrables: recurrentes y cuanto mayor sea su cuantía, mejor.
  • No tener una elevada deuda global: si el solicitante tiene otras deudas, se reduce su capacidad de devolución. La idea es que pueda hacerse frente al préstamo sin comprometer la estabilidad económica del solicitante. Aunque no es una regla fija, las entidades suelen valorar que las deudas no superen el 35% de los ingresos mensuales del prestatario.
  • No tener impagos: figurar en un fichero de morosidad, puede ser (y de hecho lo es) motivo para la denegación automática de cualquier clase de financiación. Cualquier deuda impagada juega abiertamente en contra del cliente que necesita financiación.

¿Y qué documentación debo aportar?

Las entidades, previamente a la aprobación de los préstamos para coches (así como de cualquier otro tipo de financiación) realizan un estudio de solvencia y capacidad de pago del solicitante. Para ello estudian una serie de documentos (de nada sirve mentir, puesto que contrastan la información por diferentes vías).

En la mayor parte de los casos, es más económico conseguir financiación para un coche por esta vía (otro asunto sería que se nos aplicase un gran descuento desde el concesionario por aceptar sus soluciones de financiación).

La documentación principal que solicitan es la siguiente:

  • Copia del Documento Nacional de Identidad.
  • Presupuesto o factura proforma del vehículo objeto de la financiación.
  • Extracto bancario de los tres últimos meses.
  • Última declaración del IRPF.
  • Para trabajadores por cuenta ajena: contrato de trabajo y tres últimas nóminas.
  • Para trabajadores por cuenta propia: justificante del pago de las cuotas de la Seguridad Social y resumen del IVA e IRPF.
  • Para pensionistas: recibos de las tres últimas pensiones.

Tener estos documentos preparados y preocuparse por mantener una situación financiera saludable (a pesar de las típicas dificultades que puedan existir) será la clave para poder negociar con eficacia. Además, el presentar un dossier con toda esta información antes de que el propio banco la solicite, demostrará que tienes la suficiente seriedad, conocimientos e interés para abordar la negociación bancaria.

Otras alternativas para conseguir préstamos para un coche

Además de las dos más comunes que acabamos de analizar (la financiera del propio concesionario y la entidad bancaria), existen otras soluciones para poder financiar la compra o reparación de nuestro vehículo:

  • Entidades Financieras de Crédito (EFC): son entidades extra bancarias, de capital privado y cuyo objeto es ofrecer financiación. Suelen tener ofertas para préstamos de coche y hasta incluso es posible encontrar condiciones convenientes. La parte positiva es que no suelen exigir vinculaciones. Por otra parte, el solicitante también pierde la capacidad de negociación.
  • Plataformas P2P: este tipo de plataformas para financiar bienes se han vuelto muy popular en los últimos tiempos. Se trata del modelo “crowlending” en el que varios particulares, con ánimo de invertir, ponen los fondos a disposición del solicitante y esperan obtener un rendimiento por ellos. Es un modelo de préstamo entre particulares.

Sea como fuere, el modelo de financiación que se escoja para conseguir un préstamo de coche, el proceso nace siempre de una búsqueda y comparación de las mejores ofertas. En Credexia, además de ofrecerte la información pertinente que te permita entender las condiciones y negociar con eficacia, te ofrecemos la actualidad del mercado y herramientas para comparar con fiabilidad los distintos préstamos para coche.