Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

Plan de ahorros para tus hijos: por qué es una buena idea

plan de ahorros

¿Pensando en crear un plan de ahorros para que tus hijos puedan disponer de un colchón económico en el futuro? En este artículo te explicamos qué es un plan de ahorros, los tipos que hay y la razón por la cual es recomendable crear uno para el futuro de tus hijos. 

¿Qué es un plan de ahorros?

Un plan de ahorros es un producto bancario similar a los depósitos que, como su nombre indica, sirve para ahorrar dinero a largo plazo. Las principales diferencias con los depósitos son las siguientes:

  1. La inversión debe realizarse mínimo durante 5 años, al contrario que los depósitos, que pueden durar unos pocos días, meses o hasta diez años. 
  2. Los beneficios de un plan de ahorros no tributan a Hacienda, ya que son un incentivo fiscal creado por el Gobierno de España con la finalidad de motivar a la población para que ahorre a largo plazo. 
  3. El dinero sólo puede obtenerse tras su vencimiento, para impedir que el dinero se gaste antes de hora y se pierda el objetivo de ahorrar. 

Existen dos tipos de planes de ahorro diferentes, los seguros individuales de vida a largo plazo (SIALP) y las cuentas individuales de ahorro a largo plazo (CIALP). 

  • Seguros individuales de vida a largo plazo (SIALP): se trata de un producto que incluye además el contrato de un seguro de vida. A través de éste, los familiares del titular podrán recibir su dinero en caso de fallecimiento. 
  • Cuentas individuales de ahorro a largo plazo (CIALP): se contratan a través de un banco en la que el usuario crea una cuenta donde se acumulan los beneficios obtenidos. Este es el tipo de plan de ahorros que contratar para tus hijos
plan de ahorro

Plan de ahorros: razones para crear uno para tus hijos 

Se estima que durante sus 18 primeros años de vida, un hijo puede costar entre 115.500 y 354.000 euros, según ha cifrado una organización de consumidores. Pero a partir de los 18 años los gastos referentes a la educación aumentan aún más, ya que los estudios superiores requieren mucha más inversión. 

Debido a la alta competencia en el mundo laboral, ya no es sólo pagar la carrera universitaria o FP, sino que actualmente hay muchas profesiones que requieren tener un máster, posgrado o estancias en el estranjero para prosperar, por lo que el nivel de gasto aumenta considerablemente. 

De entrada, podemos considerar que la mejor opción es hacer una cuenta de ahorro infantil, que es cierto que son útiles para educar a nuestros hijos en finanzas. Sin embargo, esta opción no deja de ser una cuenta corriente, por lo que no es un producto que produzca mucha rentabilidad a largo plazo. 

Por ello, la mejor opción es que una parte del ahorro mensual se invierta en un plan de ahorro, ya que éste hará que tus ahorros aumenten e impida que sean afectados por la inflación. Por ejemplo, si contratas un plan de ahorros que aporta una rentabilidad del 5,5%, esto implica que si has aportado una cantidad de 50 euros al mes durante 15 años (9.000 € en total), tendrías un beneficio de 4.937 euros adicionales, alcanzando una cantidad de 13.937 €.

Si tras leer este artículo te has decidido a contratar un plan de ahorros, contacta con nosotros. Nuestro equipo te asesorará para que elijas la opción que mejor se ajuste a tu situación y necesidades. 

Sobre el autor

Credexia

Credexia surge como solución a la poca disponibilidad y complejidad de la información que había para tomar una decisión tan importante como la de contratar un producto financiero.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.