Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

Cláusula suelo: todo lo que necesitas saber

cláusula suelo

¿Qué es la cláusula suelo? ¿Cómo saber si afecta a mi hipoteca? ¿Cómo reclamar las cantidades que el banco me ha estado cobrando? En este artículo encontrarás las respuestas.

New Call-to-action

La cláusula suelo se estableció como mecanismo de protección para los bancos en caso de que el interés de referencia bajase y las cuotas de las hipotecas a tipo variable se vieran reducidas.

De esta manera, incorporaron en los contratos de préstamo hipotecario este acuerdo sin que el consumidor tuviera conocimiento de ello, comprendiera su significado y sin saber cómo podría afectarle.

Descubre todo lo que necesitas saber para que este tipo de cláusula no te haga pagar una cuota hipotecaria más alta de la que deberías.

¿Qué es la cláusula suelo?

Se denomina “suelo” al tipo de interés mínimo aplicado en un contrato de préstamo hipotecario.

Las hipotecas a tipo fijo no tienen en consideración este factor, puesto que el tipo de interés no varía durante toda la vida del préstamo.

Pero, por otra parte, las hipotecas a tipo variable, dependen de cómo evolucione el índice al cual está referenciadas (normalmente el Euríbor). Cuando el índice de referencia baja, este tipo de hipotecas a tipo variable ven reducida su cuota. Pero, es posible que en el propio contrato se establezca un interés mínimo a cobrar. Cuando la suma del índice de referencia más el diferencial aplicable se sitúe por debajo, este suelo se activa y supone un perjuicio para los prestatarios.

La cláusula suelo establece un interés mínimo a cobrar en las hipotecas a tipo variable. A pesar de que la suma del índice de referencia y el diferencial estén por debajo, los prestatarios deberán atenerse a este mínimo (suelo)

En resumen, la cláusula suelo es aquella que puede aparecer en las hipotecas a tipo variable y establece un mínimo interés a cobrar, aunque correspondiese el cobro de un porcentaje inferior como consecuencia de una caída en el índice de referencia.

Te puede interesar: Hipotecas y Euríbor: ¿combinación ganadora o arriesgada?

¿Cuál es el problema de la cláusula suelo hipotecaria?

El contrato de préstamo hipotecario es considerado un contrato de adhesión (como el resto de contratos bancarios). Esto significa que el banco extiende un entramado de derechos y obligaciones y el cliente tiene poco margen de negociación; o acepta o rechaza las cláusulas.

Entre el laberinto de cláusulas, las entidades bancarias incorporaban la correspondiente al suelo hipotecario sin explicar al solicitante de la hipoteca qué es esta cláusula y cómo puede afectarle. De este modo, actuaban con una gran falta de transparencia, algo que va en contra de las buenas prácticas bancarias.

Así las cosas, muchos prestatarios no tuvieron presente que existía en su hipoteca la cláusula suelo. Tampoco era un asunto preocupante, puesto que los tipos de interés de referencia se encontraban altos.

El problema surgió cuando el Euríbor sufrió un fuerte descenso, como consecuencia de las políticas monetarias llevadas a cabo por el Banco Central Europeo (en su lucha contra la crisis de 2008, para garantizar la estabilidad de los precios y mantener la economía activa).

Las cuotas de las hipotecas referenciadas al Euríbor se redujeron, pero, en la mayoría de los casos, la cláusula suelo se activó y muchos prestatarios quedaron pagando una cuota significativamente mayor de la que debieran. Fue en este momento cuando comenzaron las reclamaciones y denuncias.

reclamar cláusula suelo de mi hipoteca

Finalmente, en mayo de 2013 el Tribunal Supremo declaró abusiva – y por tanto nula – la cláusula suelo (por los motivos antes expuestos). Esta sentencia fue apoyada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el cual dictaminó que todos los afectados podrían reclamar a la entidad bancaria las cantidades indebidamente cobradas con carácter retroactivo.

Las cláusulas suelo fueron declaradas abusivas (nulas de pleno derecho) por falta de transparencia

¿Qué tengo que hacer si tengo la cláusula suelo en mi hipoteca?

¿Cómo saber si tengo cláusula suelo?

Para saber si tienes establecida la cláusula suelo, debes comprobar el contrato de préstamo hipotecario (el cual se firmó mediante escritura pública); aunque seguramente tendrás conocimiento si se te aplica esta cláusula al comprobar cómo tus cuotas hipotecarias se han mantenido constantes mientras el Euríbor caía.

Si recurres a la escritura de préstamo hipotecario, debes saber que la cláusula suelo no siempre aparece como tal, puedes encontrarla bajo otra denominación técnica:

  • Suelo.
  • Acotación mínima de interés.
  • Tipo de interés mínimo.
  • Limitaciones a la baja del tipo de interés.
  • Horquilla de interés.
  • Límite a la variabilidad.
  • Y expresiones por el estilo.

¿Puedo reclamar?

Si te están aplicando la cláusula suelo, puedes reclamar, en virtud de las sentencias existentes, sólo si:

  • Tienes la consideración de consumidor: existen determinados colectivos que no tienen legalmente la condición de consumidores. Tal es el caso de aquellos que, por sus conocimientos, no pueden alegar falta de transparencia (como los asesores jurídicos o económicos).
  • Tienes que demostrar falta de transparencia: en otras palabras, que el banco no te haya informado de esta cláusula. También puedes reclamar si, aun habiéndote sido informado, existe una clara desproporción entre la cláusula suelo y el techo hipotecario (cláusula que aplica un interés máximo).

Puedes reclamar la cláusula suelo si tienes la consideración de consumidor y efectivamente existió una falta de transparencia en la formalización del contrato de préstamo hipotecario

¿Cómo reclamar la cláusula suelo?

En el momento que se dictó la sentencia en contra de la cláusula suelo, se estableció por ley un procedimiento extrajudicial para poder reclamarlas de un modo ordenado y sin tener que recurrir a los tribunales de justicia (que, como sabemos, son más lentos y más costosos).

Por lo tanto, tienes dos vías para reclamar la cláusula suelo:

  • Vía extrajudicial: a priori resulta recomendable. En el Real Decreto-Ley 1/2017 puedes obtener toda la información para llevar a cabo este tipo de reclamación de la cláusula suelo. También pueden informarte en las entidades bancarias (seguramente tendrán un protocolo establecido para esta situación).
  • Vía judicial: si no se alcanza ningún acuerdo y el banco se niega a devolverte las cantidades cobradas indebidamente, deberás acudir a los tribunales de justicia de tu provincia. En 2017 se creó un órgano judicial exclusivo para estos procedimientos (de esta manera se dota de agilidad a la reclamación y se evita el colapso judicial). Para llevar a cabo la reclamación, deberás contar con los servicios de un abogado (se trata de interponer una denuncia).

No debería suponer mucha molestia reclamar la cláusula suelo por la vía extrajudicial, puesto que las entidades bancarias tienen conocimiento de que la jurisprudencia juega a tu favor y, antes de litigar, prefieren arreglarlo todo amistosamente.

Lo único que debes tener presente es que, una vez aceptada tu solicitud, el banco te hará una oferta de devolución. Puede ser que esta oferta no satisfaga tus intereses y tendrás que llegar a un acuerdo.

Si necesitas que te aconsejemos con tu hipoteca o cláusula suelo, no dudes en escribirnos. En Credexia contamos con un equipo de profesionales que estarán encantados de ayudarte. ¡Nos encargaremos de buscar, comparar y encontrar la mejor solución para ti!

New Call-to-action

Sobre el autor

Credexia

Credexia surge como solución a la poca disponibilidad y complejidad de la información que había para tomar una decisión tan importante como la de contratar un producto financiero.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.