Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

Hipotecas y Euríbor: ¿combinación ganadora o arriesgada?

El Euríbor tiene una fuerte relación con los intereses de las hipotecas variables. A continuación, vamos a tratar si esta relación es beneficiosa o arriesgada.

New Call-to-action

Una hipoteca variable está vinculada a un índice de referencia, el Euríbor a un año es el principal.

Pero ¿qué es exactamente el Euríbor y cómo afecta al precio de las hipotecas?

¿Cómo se encuentra actualmente el mercado en relación con este índice?

¿Es una jugada ganadora el suscribir un préstamo hipotecario referenciado al Euríbor?

Comenzamos a resolver incógnitas.

¿Qué es el Euríbor?

Al escuchar “Euríbor” se asocia inmediatamente con los intereses de un préstamo hipotecario. Este pensamiento no es erróneo.

El Euríbor es el acrónimo de Europe Interbank Offered Rate, lo que en castellano se podría traducir como “tipo europeo de oferta interbancaria”. Para simplificar, es un índice, una media de los préstamos de dinero que las entidades bancarias se hacen entre sí (en el mercado interbancario).

El Euríbor hace referencia al coste que tienen las entidades bancarias para conseguir financiación (intereses a pagar por obtener liquidez).

Los bancos se prestan dinero entre ellos a corto plazo, puede ser a un día, una semana, un mes, tres meses… o hasta un año (la deuda a mayor plazo suele estar instrumentada en bonos u otros activos de renta fija; es otro mercado). Por este motivo, existe un índice Euríbor para distintos períodos temporales.

¿Cuál es la relación entre el Euríbor y las hipotecas variables?

Cuando se suscribe un préstamo personal, suele ser a un plazo relativamente corto (unos 7 años). En estos casos, lo más natural es que la entidad bancaria nos aplique un interés fijo (que también dependerá de la situación crediticia y los tipos de interés del mercado interbancario en esos momentos).

Por otra parte, a la hora de solicitar una hipoteca, debido al elevado montante del préstamo y el hecho de contar con una garantía real (la propia vivienda), suele establecerse un plazo mucho más dilatado (los bancos generalmente permiten, actualmente, hasta 30 años).

Durante todo ese período de tiempo los tipos de interés del mercado interbancario pueden oscilar bastante. A la entidad financiera puede serle más caro o más barato obtener la liquidez que te ha prestado, y que necesita para otros fines.

Por este motivo, para no asumir el riesgo de que los tipos de interés fluctúen y pierdan rentabilidad en la operación de préstamo hipotecario que han hecho, vinculan dicho préstamo al índice que representa su coste de financiación, es decir, el Euríbor a un año.

Sobre este índice aplican un diferencial, que supone su margen de beneficio. El resultado es que el prestatario asume el riesgo de fluctuación de tipos de interés. Su hipoteca está referenciada al Euríbor y sus fluctuaciones determinarán las cuotas a pagar.

Un ejemplo podría ser si contratamos una hipoteca variable con un interés de Euríbor más un 0,80%. Si el Euríbor actual se encuentra en el 1%, los intereses a pagar durante ese período (hasta la próxima revisión) serán del 1,80%.

hipotecas y el euribor

Si el Euríbor sube, los intereses a pagar suben y la cuota de la hipoteca sube, pero también puede darse la situación contraria y pagar menos por una hipoteca.

Las hipotecas a interés fijo

Las entidades bancarias, además de ofrecer hipotecas variables, dan la posibilidad al prestatario de no depender del Euríbor ni ningún tipo de índice de referencia: puede suscribir una hipoteca a interés fijo.

Como en este caso la entidad bancaria asume el riesgo de las fluctuaciones en el precio del dinero, como suele ser natural, se establece un interés más elevado. Sin embargo, se tiene la seguridad de que las cuotas a pagar no variarán en el futuro.

El tipo de interés a aplicar en el caso de las hipotecas fijas también depende de cómo se encuentre el mercado de dinero en ese momento.

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de relacionar las hipotecas con el Euríbor?

Una vez expuesto qué es el Euríbor y el impacto que tiene sobre las hipotecas, analizaremos qué ventajas presenta, así como los inconvenientes.

Ventajas

  • En estos momentos, el Euríbor se sitúa en una tasa negativa. El interés a pagar por una hipoteca variable es muy bajo.
  • Las hipotecas variables son más sencillas de solicitar. La entidad bancaria no asume riesgo y, por este motivo, mejoran sus condiciones. Este hecho se hace notar en las comisiones (sobre todo las comisiones por amortización anticipada).
  • Permiten unos plazos para la devolución del préstamo más extensos, lo cual, también permite abaratar las cuotas mensuales.

Inconvenientes

  • Suele aplicarse un interés fijo al inicio del préstamo (el primer o los dos primeros años). Las entidades bancarias saben que este período de tiempo no es significativo para la fluctuación del Euríbor (puede preverse).
  • Las cuotas son variables. Esto significa que pueden bajar, pero también pueden subir. Si el Euríbor se sitúa en cotas altas, las hipotecas variables podrían ser incluso más costosas que las fijas.

¿Merece la pena contratar una hipoteca variable referenciada al Euríbor?

¿Vincular una hipoteca al Euríbor es una jugada maestra o es arriesgada? Antes de contestar a esta pregunta, debemos tener presentes las otras condiciones hipotecarias:

  • ¿Qué diferencial sobre el Euríbor aplica la entidad bancaria?
  • ¿A qué plazo necesitamos solicitar el préstamo hipotecario?
  • ¿Cuál es el interés fijo de salida que aplica la entidad y a cuánto tiempo?
  • ¿Cómo son las comisiones, vinculaciones y requisitos exigidos?

Con una valoración global de las condiciones hipotecarias estamos en disposición de valorar si una hipoteca variable es adecuada para nuestros intereses.

En la actualidad, el Euríbor se sitúa en el -0,272% (media de noviembre de 2019). Las hipotecas variables están especialmente baratas. En estos casos, hipotecas y Euríbor sí que supone una combinación ganadora.

Si esto lo trasladamos a un ejemplo real, observamos lo siguiente:

  • Mejor oferta actual de hipoteca variable (Openbank): Euríbor + 0,79% (0,83% TAE Variable).
  • Mejor oferta actual de hipoteca a tipo fijo (BBVA): 1,20% TIN (1,90% TAE)

Sin embargo, el Euríbor fluctúa y esta situación tan ventajosa no tiene por qué ser así en el futuro.

Te puede interesar: ¿cuáles son las mejores opciones de hipoteca variable?

¿De qué depende la fluctuación del Euríbor?

Básicamente el Euríbor depende de la política monetaria. En una época de baja inflación, incluso con el riesgo de que esta llegue a ser negativa, el Banco Central Europeo baja los tipos de interés para que el dinero se mueva con fluidez y la economía se reactive. Al bajar los tipos de interés oficiales, el Euríbor también baja.

Lo contrario sucede en épocas en las cuales la economía se recalienta y la inflación alcanza niveles altos. Se hace necesario frenar la inflación y el Banco Central Europeo puede decidir una subida de los tipos de interés.

Además de esto, el tipo de interés del mercado interbancario se basa también en la confianza que los bancos se tengan entre ellos. En épocas de optimismo, el Euríbor tenderá a bajar.

Como es difícil prever la situación futura en cuanto a las condiciones económicas y de inflación, contratar una hipoteca a interés variable supone un mayor riesgo; las cuotas pueden subir.

Pero también es posible que sea una apuesta ganadora. Normalmente, las hipotecas variables tienen unas mejores condiciones.

Con nuestro comparador de hipotecas podrás encontrar la que mejor se ajuste en función de tu situación en el momento de dar el paso adelante.

New Call-to-action

Sobre el autor

Credexia

Portal especializado en analizar y comparar productos financieros para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.