Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

Las distintas modalidades de contrato de trabajo en 2021

modalidades contrato de trabajo

Desde la anterior crisis económica, hace ya más de una década, ha habido muchos cambios en el ámbito laboral. En tiempos de dificultades, es importante hacer cambios para que el impacto en la población sea el menor posible. La crisis sanitaria que vivimos actualmente también ha traído cambios, pero en las modalidades de contrato de trabajo no ha habido ningún cambio. Te contamos qué modalidades siguen vigentes.

Modalidades de contrato de trabajo

Las modalidades de contrato de trabajo han ido cambiando a lo largo de los años, ya que se adaptan a las situaciones sociales y económicas de cada momento. Ahora existen 4 modalidades de contrato de trabajo en la ley española: indefinido, temporal, de formación y aprendizaje, y de prácticas.

Contrato indefinido

Como su nombre indica, este contrato tiene una duración indefinida. Es el más buscado, aunque tenerlo no significa que no puedan despedirte, en un momento dado. Las empresas lo ofrecen cuando buscan estabilidad en un puesto en concreto. Puede ser a jornada completa, a tiempo parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.

Hay diferentes tipos de contrato indefinido, que dependen de las circunstancias que rodean a la persona y/o a la empresa en ese momento. Algunos ejemplos son el contrato indefinido para trabajadores mayores de 52 años que son beneficiarios de subsidios por desempleo, el contrato a trabajadores que sean víctimas de violencia de género, o el contrato a trabajadores con discapacidad.

Contrato temporal

Un contrato temporal es el que establece una relación trabajador-empresa por un tiempo acordado. Como el anterior, puede ser a jornada completa o parcial. Hay tres tipos de contratos temporales:

  • De obra y servicio determinado. Este tipo de contrato se utiliza para ejecutar una obra o proyecto determinado en la empresa que ofrece el contrato. Su ejecución es limitada en el tiempo, pero la duración exacta es incierta.
  • Eventual por circunstancias de la producción. Este contrato es adecuado cuando la empresa necesita más mano de obra para producir más, debido a una gran demanda o acumulación de tareas.
  • De interinidad. Este contrato se utiliza para sustituir trabajadores por un periodo concreto, como puede ser una baja o unas vacaciones. El puesto sigue reservado para la persona sustituida, lo que debe especificarse en el contrato, así como la causa de la sustitución.

Además, hay una gran variedad de subtipos, que dependen de los tipos principales, pero adaptados a unas determinadas circunstancias, de forma similar a lo que sucede con el contrato indefinido. Algunos ejemplos son:

  • Para trabajadores en situación de exclusión social por empresas de inserción.
  • De situación de jubilación parcial.
  • De relevo.
  • De sustitución por anticipación de la edad de jubilación.

Contrato de formación y aprendizaje

El contrato de formación busca formar y enseñar a las personas, para así favorecer su inserción laboral. Es muy habitual para contratar personas jóvenes. Se trata de formación retribuida y la empresa tiene una actividad formativa, recibida dentro del marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo. Estos son los tipos de contrato de formación y aprendizaje:

  • Por empresas de trabajo temporal (ETT).
  • En programas de empleo y formación.
  • Para personas con discapacidad.

Contrato en prácticas

Este contrato se usa para complementar la formación académica con experiencia laboral. Está dirigido a personas que han obtenido un título universitario, o de formación profesional de grado medio o superior, u otros títulos oficialmente reconocidos como equivalentes. Solo es posible hacer un contrato en prácticas en los 5 primeros años desde la obtención del título, 7 en el caso de personas discapacitadas. Los tipos de contrato en prácticas son:

  • Por ETT.
  • Para personas con discapacidad.

A día de hoy, estas son las modalidades de contrato de trabajo que existen, con una multitud de subtipos. Aunque, principalmente, lo más determinante es si es indefinido, temporal, de formación y aprendizaje, o en prácticas. Los subtipos se dan por las circunstancias que rodean a las personas contratadas.

Sobre el autor

Credexia

Credexia surge como solución a la poca disponibilidad y complejidad de la información que había para tomar una decisión tan importante como la de contratar un producto financiero.

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.