Compara, decide y acierta en tus finanzas

Técnicas y recursos expertos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras

¿A qué edad se contrata un plan de pensiones?

a que edad se contrata un plan de pensiones

La razón de ser de un plan de pensiones no es otra que crear un ahorro con fines de no perder poder adquisitivo (y por tanto calidad de vida) llegado el momento de la jubilación.

Este ahorro privado se complementa con las pensiones públicas que pueda recibir el ahorrador, es decir, no son excluyentes.

En cualquier caso, un plan de pensiones es un producto diseñado para el ahorro a largo plazo, su contratación responde a una necesidad concreta.

Por eso la edad a la cual se contrata un plan de pensiones tiene una cierta importancia debido a que la estrategia a seguir debe plantearse de un modo diferente.

Si sigues leyendo, en este artículo te mostramos todos estos pormenores.

¿Cuál es la edad mínima y máxima para contratar un plan de pensiones?

La legislación española establece que se tiene plena capacidad de obrar a partir de los 18 años. Antes de dicha edad, los ahorradores no pueden beneficiarse de los productos financieros.

De esta forma, la edad mínima para contratar un plan de pensiones son los 18 años. No existe edad máxima; incluso puedes contratar un plan de pensiones una vez alcanzada la jubilación (aunque, en este caso, las aportaciones serán destinadas a los supuestos de fallecimiento, ahorro o reembolso a partir de los 10 años).

Suponiendo que el ahorrador se jubile a los 67 años, tiene por delante unos 49 años para contratar un plan de pensiones y constituir un patrimonio con vistas a la jubilación (o alguna de las contingencias previstas, tales como invalidez, enfermedad grave, etc.).

No obstante, no resulta tan sencillo establecer cuál es la edad ideal para contratar un plan de pensiones. En primer lugar, es debido a que esta cuestión responde a las necesidades financieras del propio ahorrador.

¿Cuál es la edad ideal para contratar un plan de pensiones?

Hay un aspecto que debes tener presente: cuanto antes comiences a ahorrar, mejor. Una de las ventajas de los planes de pensiones es que permiten realizar todo tipo de aportaciones (periódicas, puntuales, extraordinarias, etc.) y de cualquier importe.

Además, puedes aumentar o reducir la cuantía de las aportaciones periódicas en cualquier momento. Incluso puedes suspenderlas para después retomar tu ahorro.

Debido a esta flexibilidad a la hora de ahorrar, no debería suponer un inconveniente contratar de un plan de pensiones en el mismo momento que te sea permitido (es decir, a los 18 años). De cualquier modo, no existe una edad ideal para la contratación de un plan de pensiones: siempre puedes comenzar (y deberías plantearte constituir un patrimonio de cara al futuro lo antes posible).

Sin embargo, a decir verdad, el ahorro, por su propia definición supone un sacrificio económico presente con vistas de tener una mejor calidad de vida en el futuro (es decir, se pospone el gasto).

Por este motivo, sería también conveniente que tuvieses unos ingresos periódicos y estables. Después, sólo se trataría de establecer tu presupuesto mensual para determinar tu capacidad para ahorrar.

contratar un plan de pensiones

Debido a esto, muchas personas contratan su plan de pensiones bien entrados los 30 años; incluso a los 40 o 50 años.

Como veremos a continuación, las estrategias que se siguen a la hora de contratar un plan de pensiones son distintas en función del ciclo de vida del ahorrador.

¿Cómo planificar mi jubilación?

El perfil de riesgo

Otra ventaja de los planes de pensiones es que tienes a tu disposición una gran gama de productos diferentes, cada cual diseñado para cubrir las necesidades de un perfil determinado de ahorrador.

Una de las distinciones más comunes entre diferentes ahorradores se realiza en función de su perfil de riesgo:

  • Perfil conservador: este tipo de ahorrador/inversor se caracteriza por tener una alta aversión al riesgo. Prefiere la seguridad y estabilidad en su plan de pensiones antes de obtener una gran rentabilidad. Su objetivo es preservar el ahorro (como mínimo debería exigir un rendimiento superior a la inflación). Los planes de pensiones que contratará estarán compuestos en su mayor parte por activos de renta fija (bonos, obligaciones, letras, etc.).
  • Perfil moderado: buscan un equilibrio entre la seguridad y la rentabilidad que pueda ofrecerle un plan de pensiones. Sin descuidar la preservación del capital, busca un plus de rendimientos. Generalmente, la cartera de los planes de pensiones que escogen compensa los activos de renta fija con renta variable (acciones de bolsa).
  • Perfil dinámico: este perfil prima ante todo la rentabilidad, dada su alta tolerancia al riesgo. No significa que sea una cartera kamikaze, simplemente da la prioridad a obtener rendimientos en contra de asumir un nivel mayor de riesgo. Suelen optar por activos de renta variable.

La edad del partícipe

Ahora bien, además de tu tolerancia al riesgo, debes tener presente tu edad para decidirte por uno u otro tipo de perfil.

Esto se debe a que, conforme el tiempo vaya pasando, menos margen tienes para asumir riesgo (no existe tiempo real para una recuperación). De esta forma:

  • Si tienes menos de 40 años: a pesar de que la renta variable es un activo arriesgado que sufre vaivenes en los mercados, suele ofrecer buenos rendimientos en el largo plazo. La alta volatilidad se ve compensada con una mayor tasa de rendimientos y el ahorrador tiene tiempo de dejar que los mercados se recuperen si se produce una posible caída. Es recomendable que prime este tipo de activos en el plan de pensiones (por ejemplo, un 70% de renta variable).
  • Entre 40 y 55 años: en este punto, el ahorrador debe considerar la estabilidad de sus ahorros. Sería recomendable ir reduciendo la renta variable en el plan de pensiones e ir aumentando la renta fija. Poco a poco se irá pasando a un perfil más moderado.
  • Más de 55 años: es un buen momento para ir dándole prioridad a la renta fija. En esta etapa vital se debe ir pensando en dotar de estabilidad a tu plan de pensiones, puesto que te va quedando un menor tiempo para recuperarte de una posible caída en los mercados bursátiles. Todavía puedes tener cierto equilibrio entre la renta fija y la renta variable (por ejemplo, un 60%/40% respectivamente) si tienes poca aversión al riesgo, te gusta conseguir rendimientos y has contratado tu plan de pensiones un poco tarde. Pero deberás ir apostando por adoptar un perfil conservador conforme vaya pasando el tiempo.
  • Entre 60 y 65 años: estás muy cerca de la jubilación, si no te has jubilado ya. Ahora sí que ha llegado el momento de proteger el patrimonio. Sería conveniente que la renta variable no superase el 30% en tu plan de pensiones.

Ventajas fiscales de los planes de pensiones

No podíamos finalizar sin exponer una de las principales ventajas de los planes de pensiones: puedes traspasar tus ahorros de un plan a otro (para ir ajustando tu estrategia y tu perfil de riesgo) sin tener que tributar por ello.

Por lo demás, las aportaciones realizadas a un plan de pensiones son deducibles fiscalmente, hasta un máximo.

El ejercicio 2021 estuvo marcado por una reducción en el tope para desgravar las aportaciones, desde un máximo de 8.000 € hasta los 2.000 €.

Sin embargo, en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2022, el Gobierno recoge un nuevo recorte fiscal a las aportaciones máximas realizadas, las cuales no podrán superar los 1.500 € (un 25% menos que los actuales 2.000 €).

En todo caso, más allá de las posibles deducciones fiscales que incorporan los planes de pensiones, se trata de instrumentos de ahorro que presentan otra serie de ventajas y su contratación se torna relevante viendo la tendencia que tiene el sistema de pensiones público.

Sobre el autor

Credexia

Credexia surge como solución a la poca disponibilidad y complejidad de la información que había para tomar una decisión tan importante como la de contratar un producto financiero.

Comentarios

Responsable del fichero: CREDEXIA MARKETING S.L.U . Finalidad: almacenamiento de su mensaje para poderle prestar nuestro servicio de asesoramiento y recomendación de productos financieros. Legitimación: consentimiento. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra política de privacidad

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.